6 de Julio: Día de la fundación de Córdoba

 

WEB1

       

     Desobedeciendo las órdenes del Virrey Francisco de Toledo, los expedicionarios al mando de Don Jerónimo Luis de Cabrera invadían territorio Comechingón y, en el paraje de Quisquisacate, fundaban una nueva ciudad que extendería hacia el sur los territorios conquistados por los españoles y arrancados a las poblaciones indígenas que allí habitaban.

     Así comenzaba a tejerse la suerte de una ciudad que se llenará de historias mínimas; historias de hombres y mujeres que irán dándole su identidad. Historias que aún resuenan en las propias historias de quienes la habitamos y recorremos día a día.

     Como resultado, en nuestro presente, se encuentran y conviven un pasado indígena de dominación y resistencia que aún se escucha en las voces de los pueblos originarios luchando por su derecho a ser reconocidos; una Córdoba afrodescendiente que no pudo ser borrada a pesar de los esfuerzos por olvidar el paso de las personas esclavizadas por la ciudad que hoy habitamos. También la Córdoba de los inmigrantes -los de ayer y los de hoy- los italianos y españoles que saltaron el gran Charco en busca de una mejor vida, y los peruanos y bolivianos que se atrevieron a cruzar la Gran Cordillera con el mismo propósito. Los polacos, armenios o turcos que escaparon del horror de la guerra y encontraron aquí un lugar que los acogió; y los haitianos, congoleños, angoleños o paraguayos que huyen de las desigualdades que acechan al mundo, esperando ser bien recibidos.

      También es una ciudad que supo marcarle el ritmo a la historia de América Latina y de la Argentina: es la ciudad de la Reforma Universitaria, que exigió la democracia también en las casas de altos estudios para hacer de la educación un derecho para todo hombre y mujer libre del mundo. El grito de la Reforma se escuchó en toda América Latina hermanando a un continente bajo una misma lucha. Y no podemos olvidar la ciudad rebelde del Cordobazo, que puso freno a la dictadura y la represión y se unió a los movimientos de rebelión juvenil y obrera de los 60 que restituyeron a la juventud el poder de crítica, la rebeldía y el deseo de convertirse en actores del cambio necesario, contra las injusticias, contra las desigualdades y contra la opresión en todas sus dimensiones.

       Entonces, en este día más allá de la conmemoración de aquel primer hito que dio origen a Córdoba, reservémonos un momento para pensar y reflexionar acerca de la ciudad que hoy tenemos. Para ello, los invitamos a pensar: ¿Qué otras caras de Córdoba pueden ver? ¿Cómo viven y sienten ustedes su ciudad? ¿Qué rasgos, hoy, definen la identidad de Córdoba y de los cordobeses y cordobesas que la habitan? ¿Qué significa para cada uno de ustedes “ser cordobés”?.

Imprimir Correo electrónico

Visit fbetting.co.uk ladbrokes